9 de octubre de 2013

BOBO: DÓNDE NO DORMIR


Sé que en los blogs de viajes esperas que te digan lugares recomendables para dormir. Lo siento, esta entrada es para recomendarte todo lo contrario: si estás en Bobo Dioulasso, mejor evita el Hotel Entente. Y es difícil, porque tiene una terraza realmente tentadora, diría que hasta agradable, que puede llevarte a relajarte, a confiarte, a decir: "ah, pues nos quedamos aquí"...
Para empezar, las habitaciones, enanas, son húmedas (por lo menos las de la planta baja, a nivel del jardín). El baño (con agua caliente, eso sí) es minúsculo, tanto que la puerta, como podéis ver en las fotos, ni cierra. La colcha tiene vida propia, la mosquitera que un día fue blanca es ahora gris con preocupantes tonos amarronados y la televisión no sintoniza bien (que eso, en el fondo, es lo normal en Burkina, no hay que pedir peras al olmo...). En fin, un quiero y no puedo total. Si cenáis allí, pedid gastronomía local, porque lo que son las pizzas... no son exactamente su fuerte (a quién se le ocurre, lo sé, pedir pizza en Bobo, pero mira, fue un momento de debilidad...). Lo mejor del Entente es la situación, a 200 mt del Marché Central, y el parking.  Pero pagar 14.000 cfas por la situación, pues no convence. Mejor te lo gastas en taxis...

Para que no os quede lugar a dudas, es éste.
Bonitas sábanas, moda burkinabesa

Puerta del baño de la habitación... ay, que no cierra!

Jardín tentador: Tomad una cerveza y salid corriendo!


En Bobo, a día de hoy, todavía no hemos encontrado un hotel que tenga una buena relación calidad-precio y que esté céntrico. Porque Bobo es de aquellas ciudades que apetece pasear, algo extraño en las ciudades africanas que te invitan más a sentarte y dejar que la vida pase por delante.


4 de septiembre de 2013

BOCATA DE ORUGAS

Después de 8 semanas por Burkina, Togo y Benin, vengo cargada de imágenes y anécdotas para explicar por aquí. De las orugas ya os hablé en otro post, hace tiempo, pero en versión bocata todavía no lo había visto... Aunque la OMS (Organización Mundial de la Salud) dice que si nos comiéramos insectos y gusanos el hambre desaparecería en el mundo, yo no me veo todavía cocinando oruga en gabardina ni en papillote. Está claro que es un tema cultural, puesto que a Moumouni, mi pareja, el bocata de orugas le parece buenísimo... Aquí os dejo la imagen de su bocadillo, con cebollita salteada, comprado en el mercado de Bobo Dioulasso. Es un plato de temporada (como los percebes, vaya), y las orugas proceden del árbol del karité. Así están de rollizas...








23 de julio de 2013

COMPRAR A MONTONES



La medida standard para comprar verduras y frutas cualquier mercado burkinabés es el "montoncito". Cuando preguntas el precio de algún producto, te dan el precio del montón, repitiendo dos veces el precio. Por ejemplo: 200-200. Eso significa que cada montón del producto en cuestión cuesta 200 cfas. En el caso de estas patatas, los montones de la izquierda valían 300, y los de la derecha 500. Para las que nos cuesta calcular por kilos, es más fácil, porque estás viendo la cantidad que te ofrecen independientemente del peso. Sin embargo, los montoncitos son indivisibles: los pillas enteros o los dejas (bueno, puedes comprar unidades, pero les desmontas la parada...). Curioso, ¿no?